Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

 

                                                                            Estepona 22 de enero de 2016

 

INVESTIDURA: EL PACTO DE LAS URNAS

 

Vicepresidencia, exteriores, justicia, interior, defensa…eso para empezar a hablar; si señor, eso es tener las ideas claras de lo que necesita este país. Fuera miseria. No me fio, no me fio de quienes cambian de discurso en función de la aritmética y no de la gobernabilidad. No me fio de los que esgrimen como estrategia líneas rojas y no puntos de encuentros. No me fio del método del descrédito a los diferentes sin tener en cuenta la diferencia como elemento cohesionador.

No veo claro estas alianzas en las que el socio minoritario pretende marcar los tiempos, elige y exige carteras y sillones, condicionando el margen de maniobra para desalojar las políticas liberales del Gobierno de la nación. No es siquiera protocolariamente aceptable adelantarse a los acontecimientos y poner al candidato a la máxima responsabilidad de un país entre la espada y la pared, porque esa actitud debilita no ya al futuro presidente, que también, sino a la mismísima institución que representa. Protocolo es sinónimo de cortesía, de educación en suma y este país también esta necesitado de actitudes ejemplarizantes de sus responsables.  En esto momentos no vale esa máxima de “quien da primero da dos veces”

Estoy de acuerdo en la necesidad de un gobierno de progreso, pero este posible gobierno no puede ser prisionero de tacticismos y maniobras ajenas al interés general. El país ha expresado de forma clamorosa que no quiere mayorías absolutas, pero también ha expresado su voluntad de que la política recupere la honorabilidad y estas exigencias lo único que recuperan son las viejas estrategias cuarteleras dirigidas a implosionar desde las misma entrañas del gobierno al socio de turno; estrategias dirigidas a expulsar al PSOE de la zona ideológica que comparten y de esta manera erigirse en la referencia de la izquierda.

Estoy de acuerdo en la obligación que tiene el PSOE de buscar formulas para gobernar este país y desalojar a los conservadores. Es necesario recuperar políticas de progreso en las que el ciudadano sea el eje de los beneficios que esas políticas generen, pero también creo que se debe preservar a esos ciudadanos de cualquier intento de convertirlos en meros espectadores de una guerra de tronos que deje el espacio de la izquierda yermo.

Serán años complicados y la sensatez obliga a recuperar economías, derechos y libertades  y para ello es necesario reformar instituciones, revisar la Constitución para explorar nuevos sistemas electorales y de representación territorial y después cuando este país se haya recuperado de esa economía de guerra a la que nos ha sometido el PP, entonces y solo entonces será el momento de recoger mediante el consenso y la lealtad los frutos políticos de ese esfuerzo y ese momento será el pueblo el que lo elija, mediante nuevas elecciones, pero ya con un país reconstruido y sin las urgencias de este periodo.

No es dignificante aprovechar la debilidad institucional provocada por la fragmentación del voto para hacer lo contrario de lo que el mandato del pueblo ha expresado en las urnas. No es justo desaprovechar esta  lección de la ciudadanía para intentar engordar la mochila propia.

Podemos, como fuerza emergente de una izquierda que se estaba quedando anquilosada, debe aprovechar la ocasión y presentarse ante los progresistas de este país como una formación con vocación de gobierno y esto quiere decir que debe aprovechar las sinergias producida este 20D y demostrar que la importancia de su discurso, en estos momentos, esta en las estrategias para influir en las políticas sociales marcando líneas que sirvan de punto de encuentro entre la ciudadanía y la política y obligar desde el método mas que desde el discurso a esa izquierda que tildan de vieja, pero que hoy por hoy es mayoritaria, a cumplir desde el socialismo con el pacto de las urnas. Ese es el pacto que tanto PSOE como Podemos deben respetar y ninguno de los dos deben arrogarse “beneficios” y representatividades por encima del propio mandato ciudadano.

Porque Podemos también tiene sus asignaturas pendientes. Debe fijar los márgenes de autonomía de las distintas formaciones que conforman su espectro ideológico. El propio Iglesias debe establecer y consolidar el liderazgo suficiente para reconducir en momentos críticos posiciones de conflicto no ya orgánica, sino de planteamientos institucionales que en momentos determinados puedan surgir con respecto a aprobación de leyes o a presentación de propuestas. En estas circunstancias Podemos y sus “socios” no son sinónimo de homogeneidad, de la homogeneidad que necesita una coalición de gobierno. En suma no aporta la  estabilidad parlamentaria necesaria para hacer equipo y aun asi es  necesario para este Pais, pero no desde la imposición. El gobierno de España no puede ser un espejo de la Generalitat, porque ni el PSOE es DEMOCRACIA I LIBERTAT, ni podemos debe ser la CUP.

Esta es una de las salidas que Pedro Sánchez debe buscar en esa encrucijada en la que se halla este país y la otra es la solución de su liderazgo en el seno del PSOE, porque pase lo que pase debe servir para acercar posturas y reforzar un partido socialista que necesita, aun en contra de mis posiciones en esta materia, a la institución para demostrar que sigue siendo un partido de progreso con vocación de gobierno, capaz de cohesionar y liderar las reformas que este país necesita.

La batalla orgánica por el poder en el PSOE ha pasado a un segundo plano ante la posibilidad, cada vez mas real, que Pedro Sánchez llegue a ser investido Presidente y ante esta posibilidad los estrategas que sostienen las baronías territoriales socialista dan un giro, vuelven grupas y miran a referentes históricos del PSOE, para que sean ellos los que recojan el testigo y desde la óptica del la “autoridad moral” reconduzcan la tentación de Sánchez para pactar con Podemos.

Estamos ante una crisis de valores marcada por la dinámica de políticas corruptas y que han determinado la trayectoria vergonzante de políticos de todo el espectro ideológico. Este es quizas el reto mas importante de la izquierda, recuperar para la democracia, como expuse en párrafos anteriores, la honorabilidad de la política y para ello es necesario acabar con los que hacen de la política su “modus vivendi” porque carecen de vida civil y utilizan la ideología como vientres de alquiler para su propio beneficio.

 

SERGIO LÓPEZ

 

Tag(s) : #ARTICULOS DE OPINION

Compartir este post

Repost 0