Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

 

                                                                                 Estepona 18 de Marzo de 2014

 

PEDRO I, CATALINA II, PUTIN,  LA SEGURIDAD ENERGETICA EUROPEA  Y LAS INVERSIONES INMOBILIARIAS EN ESPAÑA

Permítanme unas breves reseñas sobre el devenir en la historia de este territorio enclavado  en el  Este europeo, en la costa septentrional del Mar Negro al sur de Ucrania, unida a ella por el istmo de Perekop. Por el oriente está la región rusa de Kubán,  de las que le separa  el estrecho de Kerch y el mar de Azov.

Proceden de una   tribu que descendía de los cimerios, estos se unieron en el año 438 a. C. para formar el  reino del Bósforo.  En el 114 a. C., el reino aceptó la jefatura de Mitridates VI  Eupatór rey del Ponto, como protección contra las tribus escitas. Posteriormente invadida por griegos y romanos, hasta que la región fue conquistada por los godos en el año 250 d. C. quienes establecieron durante la Edad Media el reino de Gotnia, siendo sucesivamente invadida por hunos,  alanos, ávaros, jázaros, pechenegas, varengos, romanos de oriente kipcháks , genoveses, turcos…

Es a finales de 1600 cuando Pedro I abrió para Rusia, un país terrestre, una salida al mar. Hasta aquel momento el único puerto marítimo de Rusia era Arjánguelsk, en el mar Blanco, el cual era navegable solo una parte del verano porque el resto del año estaba cubierto por el hielo. Estamos en la primera década del año 1700

Pedro I transformó las tropas rusas creó la Armada para promover la política exterior orientada a ampliar las fronteras rusas en todas las direcciones. Le obsesionaba la idea de abrir para Rusia un camino al mar, en especial hacia el mar Negro y el Báltico.

Seria Catalina II como consecuencia de La Guerra Ruso-Turca de 1768-1774 que estableció el control ruso de facto sobre el sur de Ucrania, hasta entonces dominada por el Imperio Otomano a través de su Estado títere, el Kanato de Crimea. Rusia adquirió una conexión directa al Mar Negro, mientras los Tártaros de Crimea se convirtieron en un estado independiente de los otomanos. Como resultado de la victoria rusa sobre los turcos, Crimea entró a formar parte del Imperio ruso en 1783 bajo el reinado de Catalina II

La península fue el escenario entre 1854 y 1856 de la Guerra de Crimea entre rusos por una parte y una entente británica-francesa, turco-otomana y piamontesa por la otra

Tras la victoria de los comunistas en 1921, Crimea se convirtió en republica autónoma para los tártaros, dentro de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). En1941, Crimea fue invadida por el Ejército alemán, que ocupó completamente la república tras la caída de Sebastopol, en julio de 1942,  y la retuvo hasta la primavera de 1944, cuando la Unión Soviética recuperó el territorio.

En 1954, coincidiendo con el 300 aniversario del Tratado de Pereyáslav, el óblast de Crimea fue cedido por la RSFS de Rusia a la vecina RSS de Ucrania.

Durante de la disolución de la URSS en 1991, la posesión de Crimea se convirtió en un foco de tensión entre Rusia y Ucrania. Tras un referéndum llevado a cabo el 20 de enero de 1991, la República Autónoma Socialista Soviética de Crimea fue restablecida el 12 de febrero dentro de la RSS de Ucrania.  En agosto del mismo año, Ucrania se separaría de la URSS

En 1992 el Soviet Supremo ruso aprobó una resolución que anulaba la transferencia de 1954 de Crimea a Ucrania. El 5 de mayo el Soviet Supremo de Crimea proclamó la independencia y transformó la región en una república, tras la celebración de un referéndum el2 de Agosto, y aprobó la primera Constitución de Crimea. A pesar de estas presiones políticas, el gobierno ucraniano insistió en retener la región dentro de la estructura administrativa de Ucrania. El 13 de mayo de 1992 el parlamento de Ucrania anuló la declaración de independencia de Crimea. En junio de 1992 se llegó al acuerdo de dotar de autonomía a la región, que se constituyó en "República Autónoma".7

En marzo de 2014 se proclamó la Republica de Crimea, que en la actualidad controla toda la península y que se incorporó a Rusia como sujeto federal, mientras Sebastopol lo hizo como una  ciudad federal, tras un referéndum sobre su estatus político.

Hasta aquí la historia, el devenir de un territorio sujeto a los vaivenes políticos de determinados momentos, pero siempre girando alrededor del  mismo eje: la supremacía sobre un enclave estratégico de primer orden.

Ahora bien, la realidad del conflicto actual no difiere mucho de la historia, parece como encadenada a ella y sin embargo en ningún momento despertó tanta controversia internacional, parece obvio, pero permítanme la obviedad. La pregunta es hasta qué punto el resto de Europa y EEUU se lavaran las manos ante esta situación. En los párrafos siguientes y siguiendo opiniones de expertos en materia energética esbozare los miedos de Europa a enfrentarse a lo que solo ha sido el primer paso de Rusia por hacerse con el control no solo de Crimea sino de toda Ucrania.

Jorge Blázquez, quien fue presidente de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos en un artículo en el diario El País, expresa lo siguiente:

"En la crisis de Crimea, Europa no puede jugar duro con Rusia y lo sabe. En un combate diplomático y económico, Rusia puede dejar KO a Europa a las primeras de cambio cerrando la llave del gas. Desafortunadamente, la Unión Europea tiene una mandíbula energética de cristal y esto condiciona el papel que puede jugar en Europa del Este y, posiblemente, en el mundo. Una pena por Ucrania, que tan fuerte ha apostado por Europa

Aunque dado el nuevo escenario que se abre con Rusia, habrá que ver si Alemania sigue adelante con su plan de cerrar sus 17 centrales nucleares o si la factura hidráulica o fracking, que tiene un amplio rechazo social, gana enteros entre los Gobiernos europeos.

Mientras España e Italia se abastecen fundamentalmente de gas del norte de África. Francia produce casi toda su energía eléctrica con centrales nucleares. Reino Unido se abastece del mar del Norte. Pero Europa Central y del Este dependen masivamente de Rusia.

Por supuesto, Europa sabe que tiene un problema de seguridad energética y su principal baza para remediarlo es más diversificación. Pero hoy por hoy y a este respecto, Europa parece andar sin rumbo"

En cuanto a España se calcula que una de cada cinco ventas del sector inmobiliario español pasa en estos momentos por manos rusas, pero lo interesante es la progresión. En los últimos cinco años en España ha aumentado la presencia del capital ruso. El sector inmobiliario es el principal receptor de las inversiones, hecho que se ve potenciado por la actual situación de crisis y la consiguiente bajada de precios de bienes inmuebles. Actualmente, Rusia se ha convertido en un socio estratégico para el sector.

En Noviembre de 2013 el embajador Korchagin confiaba en que las inversiones rusas en España aumenten ahora que se aprecia esa recuperación, recordando que las relaciones comerciales entre ambos países rondan los 11.000 millones de euros al año.

Esta mañana alguien comentaba en una cadena radiofónica: “ojo con el error que puede cometer España alineándose en contra de Rusia, ahora que este país está apostando fuertemente por invertir en España ayudándonos a salir de las crisis”. Más o menos. Pues ustedes mismo.

 

SERGIO LÓPEZ  

 

Tag(s) : #ARTICULOS DE OPINION

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: