Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

 

 

 

 

 

           

      Iglesias y Monedero, tras conocer los resultados de las europeas / KIKE PARA

Las bases de Podemos se enfrentan a los fundadores y piden democracia interna


Madrid 9 JUN 2014 - 08:38 CET

Los círculos exigen primarias abiertas para el equipo que diseñará la asamblea fundacional

Los círculos no son democráticos"

La tensión del encuentro de anoche en ese local del madrileño barrio de Legazpi la resumió el propio Monedero con sus últimas palabras: “Hoy no me merece la pena estar en Podemos, lo que me pide el cuerpo es mandar al carajo esta reunión y que os vaya bonito”. Mientras otros dirigentes de la órbita de Pablo Iglesias como Luis Alegre (uno de los que componen la candidatura de los 25) trataron de tender puentes y ejercer una cierta autocrítica sobre todo basada en los “problemas de comunicación de Podemos”, Monedero acusó de falta de legitimidad a las asambleas ciudadanas. Tras pedir a sus simpatizantes (todos en la reunión se trataron con familiaridad y abundó el “compa” para referirse a unos a otros) lamentó que ni siquiera el espectacular resultado de los comicios europeos haya matizado las críticas internas. “Entendimos que algo de confianza nos merecíamos con 1,2 millones de votos”, lamentó. Luego pasó al ataque y ajustó cuentas con los portavoces más acerados. Y dejó una frase que cayó como una losa sobre la mayoría de los presentes: “Los círculos no son democráticos”.

Lamentó que en sus votaciones (como las que formularon para oponerse a la propuesta de Pablo Iglesias y su equipo y pedir primarias abiertas también para el grupo de los 25) todas las asambleas cuentan igual a pesar de que algunas suman muchos más miembros, que las decanten muchas veces los miembros que tienen más facilidades para acudir a las reuniones y que no siempre sus portavoces defiendan lo que se aprueba desde abajo. “Queréis hacer de los círculos el órgano de decisión de Podemos, pues planteadlo así”, dijo, dando a entender que el conflicto obedece básicamente a una pugna por el control de la organización.

Durante todo el encuentro (en el que están erradicados los aplausos pero abundó esa agitación de manos para demostrar conformidad con el que interviene que hicieron famosas las asambleas del 15-M) algunos miembros de la comisión organizadora trataron de poner paz y buscar una vía intermedia entre el discurso de Monedero y el de los portavoces de los círculos. Sin demasiado, éxito, Podemos encarrila una semana crucial con un ambiente interno irrespirable y un enorme malestar por abajo que amenaza con propagarse desde Madrid a otras ciudades por esa autopista de las redes sociales que sirve para amplificar sus mensajes. Lo admitieron varios de los que intervinieron anoche a viva voz en sus turnos de palabra: “Me voy de esta reunión asustado”.

Tag(s) : #NOTAS DE PRENSA

Compartir este post

Repost 0