Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

 

¿Qué va a pasar? Estábamos todos en la cuerda floja. Entonces se abrió la puerta del armario y salió una voz: “El futuro no viene. Se hace. Se sueña."

     Semana 24: I have a dream: Baja el paro
       Semana 25: I have a dream: Hay que compartir

     Semana 25: I have a dream: Hay que compartir

I have a dream: Hay que compartir el hambre y el pan. Las penas y las vaquitas. Las churras y las merinas. Incluso la corrupción, hay que compartirla. Pero sobre todo y por encima de todo, hay que compartir... ¡EL TRABAJO!

(Estábamos en la misa del pan. Todos los mandamases del mundo reunidos. El que estaba a mi lado se acercó a mi oído y me dijo: -El que habla es Blas el viejo. Está loco.)

 “Pues sí. Si no conseguimos que haya más, hay que compartir lo que hay. Como hacíamos mi hermano y yo después de la guerra. Nos comíamos un huevo frito a medias. Mojábamos la yema por orden, ahora tu ahora yo. Y la clara, bien cortadita por la mitad. Y no estábamos gordos ni enfermos, sino alegres y con ganas de comernos dos huevos cada uno...” (Ahora Blas se para, entorna los ojillos y se ríe, como siempre que va a soltar un chascarrillo):

“Dos para uno o uno para dos, ¡qué mas da, campeón!”

¡Todos los mandamases del mundo se ponen de pie y aplauden y gritan entusiasmados! ¡BRAVO! ¡BRAVO! Y el que estaba a mi lado vuelve a mi oído: -¿Ves? ¡Es que no puede evitarlo! Lo de los chascarrillos. Ni soñando.

 

          Semana 26: I have a dream: Crear riqueza 
 have a dream: Los repartidores de riqueza salen al alba. “¡Vamos que nos vamos! ¡Que todo el mundo se ponga a crear riqueza! ¡Esto es la guerra! ¡Más madera!” Salen cargados con toda la artillería: ideas, conocimientos, fantasía, creatividad, ¡ilusión! Yo miré el calendario. Ponía: “Hoy toca reparto de ilusión.” Y salí corriendo a la calle. Mi calle era el mundo feliz. Solo un vecino se vino a por mi: “¡Esto no puede ser verdad, Juan! ¡Esto es un sueño!” Lo dejé con la palabra en la boca. Me di la vuelta y empezó a llover música. “¡Es el himno de los repartidores de riqueza!”, gritaba la gente al tiempo que se ponía a bailar. Yo también me puse a bailar. Entonces empecé a sentir esas malditas collejas en el cogote. “Despierta, Juan. ¡Despierta!” Yo quería seguir soñando. Por favor, dejarme ser feliz en un mundo feliz. Pero abrí los ojos y allí estaba ella. Y entre lágrimas y legañas se lo dije: -¡Te ki, mi vi!
 
      Semana 27: I have a dream: Que viene el futuro

Semana 27: I have a dream: Que viene el futuro

I have a dream: Que viene el futuro. ¿Qué va a pasar? Estábamos todos en la cuerda floja.  Entonces se abrió la puerta del armario y salió una voz: “El futuro no viene. Se hace. Se sueña.”

Y la voz empezó a dar vueltas alrededor de mi cama:

“Pide, desea, busca, viaja, inventa, crea, sueña...” (era como la voz de mi entrenador personal cuando grita: ¡Vamos, venga, más rápido, más fuerte!)

“¡Vamos, venga, pide, desea, sueña... ¿Tu qué quieres?”

-Pues, yo quiero... ¡Sexo y poesía cada día!-, dijo una voz dentro de mi cabeza.

Entonces salieron del armario un montón de voces que se lanzaron sobre mi.

Una: “Lo que hay que querer es que los americanos nos pidan que les enseñemos a comer.”

Otra: “Lo que hace falta es que los chinos solo quieran productos españoles y nos traigan montañas de dinero para que hagamos esas cosas que hacemos tan bien.”

Otra: “Lo que hay que hacer es la unión europea ya de una vez.”

Otra: “¡Eso, eso! ¡Soñar, soñar, soñar!... Así empieza todo.”

Y otra vez esas malditas collejas en el cogote. Y abro los ojos y allí está ella: una bruja sin dientes que me golpea con un rollo de papel de cocina. Asustado me paso la mano por la cabeza y noto que estoy calvo. “¡Es el futuro, Juan!”

Y otra vez, más collejas. Y otra vez abro los ojos y allí está ella: guapa como es, y me besa y me dice: -Para ya, cariño, vas tener que dejar eso que fumas.

  Semana 26: I have a dream: Crear riqueza

 

 

Tag(s) : #ARTICULOS DE OPINION

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: