Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

 

                                                                              Estepona 10 de Agosto de 2013

 

EL GESTO Y LA PALABRA

Nos han descabalgado tantas veces del futuro y tantos caballos distintos que ya es complicado elegir cabalgadura. Hemos sido jinetes audaces y a veces temerarios, es cierto, pero siempre contábamos con la nobleza del “bruto” como ayuda para solventar los problemas de nuestra aventura.

Eran los años 70 y la palabra nos llegaba cabalgando a través de la música, la poesía, el teatro, por la vereda de la izquierda. La palabra era una herramienta a través de la cual el humanismo impregnaba la política. Los poetas encuadrados en el movimiento conocido como lo novísimos o grupo del 68, entre ellos Azúa, Gimferrer, Panero,  Montalbán, Ana Mª Moix.  Cantautores como Llach, Labordeta,  Aute,  Raimon y dramaturgos como Romero Esteo, Gala, Nieva, Miralles, o grupos  como TEI (Teatro Experimental Independiente) o el grupo Tabano. Todos ellos fueron abanderando, al menos en sus inicios, una militancia cultural que ansiaba romper la dictadura por su lado más  vulnerable, la cultura.

Hacía falta el gesto, hacía falta un medio para que el director pudiese comunicarse con la orquesta, hacía falta un director; ya teníamos el libreto y la orquesta. Necesitábamos que alguien marcase el compas. El compromiso estaba adquirido, éramos conscientes de la realidad en la que estábamos instalados. Éramos conscientes de la oportunidad que se nos presentaba para echar a andar este país. Muchos pusimos poco y otros pocos pusieron mucho, pero entre todos lo conseguimos.

Así como el director de orquesta debe mantener la independencia  de los brazos, el gesto y la palabra deben ir sin embargo unidos para poder expresar los sentimientos y conducir la democracia por la senda del gobierno y no por la senda del poder. Y aparecieron líderes que así lo entendieron e históricamente pasamos de la transición a la consolidación democrática con buena nota.

Actualmente hemos sufrido una regresión democrática y la verdad es que no sabría decir a que momento de la historia reciente hemos regresado. Quizás no se trate de un periodo histórico concreto sino de una de una implosión de la política,  de un periodo involutivo de los valores, de modo que el ciudadano se está haciendo resistente a la democracia, como si se tratara de una bacteria a la que ya no le hacen efecto los antibióticos.

Y ante este riesgo debe aparecer de nuevo el gesto y dirigir la palabra para que la democracia no corra el riesgo de ser considerada un bien efímero.

 

Hoy día en nuestro país, ¿realmente el desgobierno es porque gobierna la derecha o porque hay un poder neoliberal que gobierna a la derecha? Eso no quita que esa derecha se sienta a gusto siguiendo los postulados de ese poder neoliberal, porque en el fondo se estan favoreciendo a ellos mismo.

Ahora bien cuando ese gesto que no se acompasa al compas, que descompone la armonía de la orquesta y utiliza la palabra para conducir a la democracia por la senda del poder y no por la del gobierno parte de la izquierda ya es otro cantar, y esa canción solo contribuye a dividir al pueblo ahora que tiene que estar más  unido que nunca.

Cuando en los consejos de administración de las grandes multinacionales españolas, Repsol, Telefónica, Endesa, Bankia…se sientan tanto ex cargos del PP como del PSOE, el ciudadano se pregunta cuál es entonces la diferencia entre la izquierda y la derecha. Sí la izquierda en el gobierno también fue gobernada por el poder neoliberal y abrió las puertas a la reforma laboral posterior e inició la reforma de las pensiones. ¿Dónde radica el problema? Sí al final los últimos gobiernos de derecha e izquierda han sido las patas que han sostenido al mismo banco. Siguiendo con la reflexión de Dolores Artiles, que me ha permitido hacer alusión a su comentario a un artículo publicado recientemente, podríamos coincidir con ella en que El PP no es el enemigo, sólo el gestor del poder neoliberal, igual que antes lo fue el PSOE. Todo lo que no sea partir de ahí está fuera de la realidad. Hay que estar organizado en torno a un objetivo común, detener a la Troika y presentar un bloque de propuestas para generar y redistribuir la riqueza, crear empleo y hacer una auditoría a fondo de toda la deuda externa. Echar al PP del gobierno sin haber hecho esto antes es acabar como Grecia.”

El divorcio entre el gesto y la palabra, el poder y la democracia, la prioridad de la razón de los mercados sobre la razón del estado nos lleva a la siguiente pregunta: ¿hasta qué punto es susceptible de asegurarse el equilibrio entre los intereses locales y globales?

Creo que estas dos citas, una de F. Fukuyama y otra de Di Palma, pueden ser la clave de algunas de las dudas planteadas a lo largo de este artículo.

F. Fukuyama (1992, 106) Reconoce que un gobierno que se proponga como meta principal el crecimiento económico deberá adoptar medidas muy restrictivas en el terreno de los derechos fundamentales. La democracia, puede ser un inconveniente bastante serio para procurar un crecimiento económico continuado y progresivo. O  tomando las ideas de Di Palma (1990),Crear transiciones democráticas al uso de las exigencias contemporáneas desde contextos socio-políticos hostiles a la misma trae como consecuencia que muchos gobiernos terminan dibujándose a modo de subcontratas de las grandes corporaciones.

 

Sergio López

 

Tag(s) : #ARTICULOS DE OPINION

Compartir este post

Repost 0