Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

 

 02/01/2013

Valor Añadido - S. McCoy

Valor Añadido

S. McCoy

 

Resulta aterrador comprobar cómo el inicio de 2013 trae una enumeración de problemas bastante similar a los del comienzo de 2012, en la mayoría de los casos agravados por el paso improductivo del tiempo. Basta hacer un recorrido por los predios internacionales para comprobar que así es: Estados Unidos se enfrenta tanto al fiscal cliff -realidad insoslayable antes o después, tal como ha anunciado la propia Oficina Presupuestaria USA tras el acuerdo de Año Nuevo- como al techo de deuda con sus Cámaras y el principal partido de la oposición divididos; en la eurozona el problema de integridad ha saltado de Grecia y el resto de los denostados PIGS a un Reino Unido que amenaza portazo al ver amenazado su feudo financiero y a una Francia cuyos desequilibrios macroeconómicos convierten los españoles en un juego de niños

.No solo eso. 2012 ha sido el año en el que se ha vuelto a constatar la discrepancia cada vez mayor entre los gobiernos nominales y los reales, entre las instituciones formales y aquellas que con sus decisiones rigen verdaderamente el mundo. Pronto, como nos descuidemos, los salvavidas serán más grandes que el barco que están llamados a auxiliar, que sigue medio hundido bajo el peso de la falta de desapalancamiento. ¿Y entonces?.

España no es la excepción. Muchos se empeñan de forma voluntarista en ver brotes verdes refrendados por la estadística. Buenas noticias que no dejan de esconder una severa deflación interna y una cierta cooperación exterior en términos de demanda.

 Esa sensación gatopardesca de que pasan muchas cosas pero que, en el fondo, seguimos como estábamos: no se atisba en el horizonte inmediato sostenibilidad de las cuentas públicas, ingresos menguantes y nueva acumulación de facturas en el cajón; ni creación de empleo, vistas las proyecciones que hablan de, al menos, un par de puntos adicionales de des-empleo en 2013, que no al revés; ni circulación de crédito en la medida en que continúe la presión sobre el balance y la cuenta de resultados de la banca, círculo vicioso de morosidad y recursos propios; ni estabilidad en el precio de la vivienda, principal depósito de valor de los españoles, ante el desequilibrio aún existente entre oferta e interés comprador. Solo el factor t de tiempo permite albergar alguna esperanza. El ‘ya queda menos’ frente al ‘podemos’.

Será recordado el ejercicio pasado como el de la decepción. Muchos habían -habíamos- renunciado a la queja en los últimos meses del zapaterismo en la esperanzada creencia de que lo nuevo iba a ser mejor. Por el contrario, en muchas ocasiones durante el primer año de mandato de Rajoy se ha instalado entre votantes de uno u otro signo, y especialmente entre los del PP, la sorpresa ante la manifiesta ausencia de un plan integral e integrador que permitiera a los agentes económicos saber en qué escenario habrían de manejarse. Cualquier atisbo de estabilidad ha sido sistemáticamente reventado a base de reales decretos que no han hecho sino deteriorar la capacidad financiera real de buena parte de los españoles, más impuestos y menores prestaciones, afectando a ese 58% del PIB nacional que es el consumo. Si en 2012 la amenaza del rescate ha acechado a España, fruto tanto de la herencia recibida como de la torpeza decisoria y comunicativa del nuevo Ejecutivo, ahora es a sus ciudadanos a los que hay que rescatar antes de que sea demasiado tarde. Las subidas en el coste de los suministros con las que arranca 2013, que no olvidemos afecta de manera más grave a las rentas más bajas, unido al carácter confiscatorio de muchas medidas tributarias amenazan con convertir la mayor conquista de nuestra nación en el tardofranquismo y la transición, la creación de una abundante y diversificada clase media, en una añoranza.

Tag(s) : #ARTICULOS DE OPINION

Compartir este post

Repost 0