Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

 

Cinco Días

Salario mínimo, paro y pobreza

Nuño Rodrigo Palacios

Los efectos sobre el paro de un alza del salario mínimo están lejos de ser claros. En España el tiempo parcial y la temporalidad hacen que el 10% de los empleados cobre menos del SMI.

¿Genera paro el salario mínimo (o su subida)? Si nos vamos a los extremos, un mínimo elevado desincentivará la contratación, y uno muy bajo no servirá para mucho (porque será inferior a los salarios que ya se pagan). Una simplificación útil para una tertulia de barra de bar, pero que queda lejos de un análisis serio.Comparar el mercado laboral (y su formación de precios) con cualquier otro mercado de productos es una premisa falsa. Y no (o no solo) por motivos de moralidad o justicia social, sino  porque funciona distinto: el trabajador, sencillamente, necesita trabajar.
Si un empresario está dispuesto a pagar un salario A por realizar un trabajo y el trabajador necesita el empleo, estará dispuesto trabajar por mucho menos (pongamos un salario B). Un salario mínimo resultará inútil si está por debajo de B y hará perder un puesto de trabajo si es superior a A. Pero en esa zona media el salario mínimo sí puede elevar ingresos del trabajador a costa no de su contratación sino del margen del empresario.
Es difícil saber qué efecto predomina, e imposible extrapolar. Aunque alguna pista hay. En la ciudad de Frasier y el grunge, Seattle, se elevó de 9,5 a 11 dólares la hora, un 15%. Este estudio concluyó que los trabajadores con salarios más bajos vieron aumentado su sueldo de forma significativa y en mayor proporción que en otras áreas cercanas. Es decir, el efecto deseado, si bien el estudio detectó algunos efectos secundarios (menos claros) en forma de horas trabajadas. Este otro artículo resume los estudios al respecto: un 10% de salario mínimo adicional reduce el empleo en un 2% para los sectores afectados, según la media de los estudios.
Otro aspecto a tener en cuenta es el coste relativo de los factores: subir el coste del trabajo incentiva a elevar la productividad, y al contrario, si el empresario puede contratar sueldos de miseria tiene motivos para contratar mucha gente poco productiva. La productividad del empleado es, por cierto, lo que explica que no todo el empleo de Occidente se deslocalice a China o que no todo el empleo de China se traslade a Bangladesh. Y dicha productividad no viene en los genes, es producto de la estructura productiva y del uso de capital. En Reino Unido, donde el Gobierno preveía subir el salario mínimo, el 30% de las empresas preveía mejorar eficiencias, según esta encuesta que cita Financial Times.

Que en España las organizaciones empresariales (y el Banco de España) solo aboguen, sea cual sea el contexto, por bajar salarios y despedir barato quizá ayude a entender los bajos niveles de productividad y la precariedad del mercado laboral: el trabajo basura (poco salario, poca productividad, pocas perspectivas de estabilidad, poca formación) crea más trabajo basura.
En todo caso, los efectos del salario mínimo dependen de dónde se fije. En España algo más del 10% de los trabajadores cobra menos que el salario mínimo: según el INE el 10% cobra menos de 680 euros al mes, cuando el SMI (655 euros en 14 pagas) es de 764. El salario está, mientras, un 50% por debajo del salario mediano.

Con todo, el sistema es muy permeable, como explican en esta entrada de Nada es Gratis: el 31,7% de los nuevos contratos firmados en 2012 se firmaba por debajo del SMI (tomando otro datos; la muestra de vidas laborales de la Seguridad Social). “Obviamente, se trata de contratos a tiempo parcial, pero el aumento en las horas extras no remuneradas indica que se puede tratar de una manera encubierta de pagar por debajo del SMI”, explican. Marcel Jansen, economista y colaborador de Nada es Gratis, defiende aquí que no existe evidencia de que el salario mínimo haya creado paro en España, pero aboga claramente por un salario mínimo segmentado por edades, menor en los jóvenes. Es algo habitual en otros países y que es, ciertamente, interesante en España dado el elevado paro juvenil y la necesidad de enganchar a los jóvenes al mercado.

 

Existe, no obstante, un problema real: la pobreza, y concretamente las personas que son pobres aun trabajando: Más del 10%, según la OIT, a pesar de la existencia de salario mínimo.  Es, como ya avanzan en Nada es Gratis, fruto de la temporalidad o el tiempo parcial, y tiene  mayor incidencia en los jóvenes (sube al 21%).  

No hay evidencias de que subir el salario mínimo sea la panacea o un desastre. Ahora bien, sin parecerme mal en sí mismo (de hecho, me parece bien) no es la mejor opción en política redistributiva. Porque, como hemos visto, se puede trampear mediante otros formatos de precariedad. Un complemento salarial a cargo del Estado puede tener efectos similares sobre las rentas sin dañar la contratación, aunque no está exento de efectos secundarios. Otra opción es la renta básica para todos los ciudadanos: si la subsistencia está garantizada por dicha renta, la necesidad de fijar un suelo en los salarios desaparece. Creo, además, que estas alternativas (sobre todo la última) se adaptan mejor a la economía actual. Pero, en fin, esto da para otro post. Y pueden leer a Manuel Alejandro Hidalgo sobre esto mismo.

Tag(s) : #NOTAS DE PRENSA

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: