Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

 

Cuatro años después las pensiones volverán a perder poder adquistivo. La última vez fue en 2012. Este año el acelerón de los precios en los últimos meses, provocado por el alza de la energía, llevará al IPC en diciembre cerca del aumento anual del 1%, según varios servicios de estudio privados. Esto hará insuficiente para mantener la capacidad de compra de las pensiones la subida del 0,25% registrada en enero aplicando el mecanismo de actualización que entró en vigor en 2013, que no prevé una revisión de acuerdo a la marcha de los precios.

En el bolsillo de los 8,5 millones de pensionistas que hay en España, esto se traducirá en la primera pérdida de poder adquisitivo por primera vez desde 2012. En concreto, el retroceso se situará entre las seis y las siete décimas, ya que el incremento a comienzos de año fue del 0,25% si las citadas casas de análisis aciertan. La debilidad de los precios en los últimos años ha llevado a que los pensionistas ganen poder adquisitivo desde 2013 a pesar de que en 2014 y en 2015 el aumento fue también de ese 0,25%. Han avanzado entre 2,2 y 3,2 puntos.

Estos leves incrementos tienen relación directa con el nuevo sistema de actualización anual de las pensiones, que se aprobó en 2013 y que no contempla una cláusula de garantía como tenía la regulación antigua (aunque este punto dejó de aplicarse en 2010). El mecanismo consiste en una fórmula que tiene en cuenta los ingresos y los gastos de la Seguridad Social a lo largo de un ciclo de 11 años, en el que el ejercicio para el que se realiza el cálculo se sitúa en el centro. La norma establece que el resultado nunca puede dar una subida de pensiones que supere en 0,5 puntos el IPC ni un incremento menor al 0,25%. Como el instituto previsor está en números rojos desde 2011, desde que está en vigor el Índice de Revalorización de las Pensiones (nombre oficial de la fórmula), el aumento ha sido el mínimo, un 0,25%.

Pero la atonía del IPC se ha acabado. La consecuencia será que tomando como referencia con la inflación de diciembre los pensionistas perderán poder adquisitivo. No sería este el caso si en lugar de utilizar el dato de final de año se usara la media de todo 2016. Entonces la evolución de los precios será de una caída de 0,3%.

La subyacente en el 0,8%

Sin embargo, hay que tener en cuenta que para las personas de mayor edad tiene mucha importancia la inflación subyacente por sus hábitos de consumo. Este índice, en el que se eliminan los componentes más volátiles del IPC (alimentos frescos y energía), lleva desde la segunda mitad de 2015 cerca del 1% y cerrará este año entre el 0,7% y el 0,8%. Esto explica en este caso la media sí que acabe muy por encima del 0,25%, en concreto. Los cálculos de Funcas apuntan que acabará en el 0,8%, dos décimas más que en 2015.

Lo sucedido este año no parece que vaya a ser un hecho aislado. En 2017 las pensiones volverán a subir un 0,25%. Este año las finanzas de la Seguridad Social han vuelto a empeorar, el déficit rondará los 18.000 millones. De hecho, el año próximo las pensiones deberían bajar un 3,1% si el mecanismo de revalorización en vigor actuara sin límites.

 

 

 

 

 

Tag(s) : #NOTAS DE PRENSA

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: