Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

PORQUE NO QUIERO QUE ME LO CUENTENResultado de imagen de abstencion IMAGENES

Estepona 29 de Octubre de 2016: 01:30H

 

Porque no quiero que me lo cuenten, este sábado a las 18:00h estaré delante de la TV viendo el debate de investidura, quiero verlo para percibir a través de todos mis sentidos los momentos, las ausencias, las indisciplinas y los gestos, la palabra y el lenguaje de los diputados del PSOE cuando al oír su nombre digan abstención. Quiero verlo para poder contarlo en el futuro, para recordar uno de los momentos más dramáticos del socialismo español, para poder decir que yo viví ese momento y participé con militantes de todo el país en un intento fallido por detenerlo.

Puedo entender que la dinámica partidista lleve a tomar decisiones complejas, no seré crítico con esas decisiones, síno con los criterios que se adoptaron para tomarla y tampoco seré crítico con quienes la adoptaron, estaban ahí para eso y quizás algunos incluso actuaron pensando que era la mejor de las decisiones, lo que no entenderé es el método utilizado para asumir  esa responsabilidad y tampoco entenderé la oportunidad ni las estrategias. La comisión gestora surgió de las cloacas del PSOE y a partir de ahí todo queda deslegitimado.

No me valen que se esgriman estatutos y normas para justificar un posicionamiento que más que con la disciplina partidista, tendría que ver con la conciencia de vivir el resto de una vida sabiendo que se legitimó un gobierno corrupto, insolidario, desleal con los más débiles y aliado con los poderes financieros y totalmente divergente con el socialismo.

Es cierto que cuando se milita en una organización, desde el mismo momento de su adscripción, se está obligado al cumplimiento de las normas y estatutos. Es cierto que la disciplina es fundamental para que el engranaje funcione, pero no es menos cierto que al margen de la clave orgánica está la cuestión institucional y no es menos ciertos que la ideología hace que las medida adoptadas y las decisiones sobre esas medidas institucionales no sean motivo de discrepancia, ya que se supone están impregnadas del idearios del partido en el que se milita. Ahora bien hay momentos en los que los posicionamientos fijados por los comités o  los mandatos emanados de los congresos chocan con la esencia de esa ideología, que debe impregnar las decisiones de cada uno de los diputados en momentos concretos, y los diputados socialistas se hayan inmerso en uno de esos momentos.

Desde la comisión gestora se amenaza con la expulsión de los diputados “díscolos”, entiende este órgano que el mandato de la comisión gestora, de abstenerse en la sesión de investidura de Rajoy, es de obligado cumplimiento para todos los diputados socialista, sí asi fuera, tengo mis dudas sobre la legitimidad de una gestora para adoptar este tipo de medidas, habría un dilema, de responsabilidad para con el grupo, entre la disciplina y la conciencia, entre amoldarse a la estrategia del aparato o escuchar a los militantes, escuchar a los ciudadanos.

Siendo necesaria la fortaleza del grupo para poder a llevar a cabo con éxito las estrategias y siendo cierto que la posición del grupo debe mantenerse cohesionada, no es menos cierto que el acta de cualquier cargo público no pertenece al partido, sino al diputado, senador o concejal y gracias a esta norma el diputado, senador o concejal puede, por razones de conciencia, desoír el mandato del partido cuando crea, razonadamente, que se está vulnerando principios ideológicos o se esté dañando al interés general. Normalmente los cargos públicos socialista suelen aceptar sus actas bajo la fórmula de la promesa y una de las más utilizadas es “Prometo por mi conciencia y honor cumplir y hacer cumplir las obligaciones de mi cargo…” Convencido que nadie que se sienta socialista puede tener la conciencia tan laxa como para votar abstención, espero que acogiendose a la Constitución o a los propios estatutos y normas del partido, que contemplan varias fórmulas para llegado el caso poder acogerse a ellas, una es dejar libertad de voto a los diputados y en caso que el grupo parlamentario no adopte esta decisión, todos los diputados que se sintieran socialista debería dimitir y entregar su acta de diputado a la comisión gestora o dos, romper la disciplina de voto y asumir las consecuencias estatutarias de tal decisión.

Pero por razones de coherencia, dignidad institucional y respeto a sí mismo y a los ciudadanos que representan, porque muchos de estos diputados se han manifestado vehementemente a favor del no, creando en la militancia y en la ciudadanía un estado de opinión que ahora, transformados por una metamorfosis inexplicable, los obliga a remar contracorriente y sin timonel. Por todas estas razones deberían haber dimitido o puesto su acta a disposición de la comisión gestora antes que ir el sábado a abstenerse.

 

SERGIO LÓPEZ

Tag(s) : #ARTICULOS DE OPINION

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: