Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

EL PAÍS

El bello otoño de Bob Dylan a los 75 años

Una radiografía de algunas de las mejores canciones del músico en su última etapa muestra su magnífica vejez

De toda esta obra, hay canciones en las que directamente Dylan hace referencia a la vejez, siendo de hecho algunas de ellas las más abrumadoras de todo este período. Para radiografiar a este Dylan en el bello otoño de su vida, destacamos estas:

Not Dark Yet

https://youtu.be/RZgBhyU4IvQ

En Time Out of Mind, se guarda una maravilla de reflexión de un hombre mayor y cansado. Not Dark Yet es un ejemplo perfecto de compositor crepuscular, que “no busca nada en los ojos de los demás” y sabe que el tiempo corre de forma inexorable, aunque, como señala en el estribillo, “aún no ha oscurecido, pero la noche empieza a caer”.

Workingman’s Blues #2

https://youtu.be/YPPbQexwTR4

Amparada por una melodía dolida pero absorbente, describe un mundo cotidiano que se desmorona. “Ningún hombre, ninguna mujer sabe / La hora en que llegará el sufrimiento / En la oscuridad escucho la llamada de las aves nocturnas”, canta Dylan con su voz arrastrada pero de una sutileza extraordinaria.

Cross The Green Mountain

https://youtu.be/Iw8YjVrRNRU

Ambientada en la Guerra de Secesión, la cinta cuenta con esta balada folk, que se estira hasta los ocho minutos con su atmósfera brumosa e hipnótica.

Soon After Midnight

https://youtu.be/8H1MMpTT6U4

Esta murder ballad parece como sacada de una vieja gramola. Dentro de Tempest, esta composición es una evocación a la muerte que cuenta con la voz nasal de Dylan en un estado casi furtivo. Hay dulzura en su manera de relatar pero también hay cierto desapego, como si el final estuviese asumido. “Es ahora o nunca”, dice una de las frases, que remiten al It’s now o never de Elvis Presley, ídolo de juventud de Dylan.

Highlands

https://www.youtube.com/watch?v=hHyv5llNsfU

Pasando de cualquier canon, Dylan planta este blues de más de 16 minutos en el final del disco. Su guitarra y la de Daniel Lanois comparten espacio pero son el órgano de Augie Meyers y el Wullitzer de Jim Dickinson los que dan un aire litúrgico a este periplo vital y lamento de la juventud perdida que busca descansar en la región fría de Highlands, símbolo del Delta. El músico canta: “Grandes nubes blancas se mecen como carrozas”.

Bye and Bye

http://es.jango.com/music/Bob+Dylan

Antes de la publicación de sus dos últimos discos de standards, Dylan demostró su gusto por la balada americana con sabor a swing.

 

Tag(s) : #NOTAS DE PRENSA

Compartir este post

Repost 0