Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Así avanza la ultraderecha en la UE

José Luis Marín

El nacionalismo y la xenofobia acceden a las instituciones en países como Austria, Francia, Alemania o Reino Unido

Tan sólo 31.000 votos han evitado el domingo 22 de mayo la victoria de la ultraderecha en las presidenciales de Austria. Una inquietante advertencia de que las formaciones de ideología xenófoba y ultranacionalista no son ya sólo un peligro latente. Su cada vez mayor presencia institucional en los parlamentos regionales y nacionales de los 28 Estados miembros de la UE y en la Eurocámara en Bruselas es ya una realidad.

A continuación analizamos el avance de formaciones ultranacionalistas y xenófobas en ocho países de la Unión Europea.

1. Austria:

Norbert Hofer, candidato del partido austriaco ultraderechista FPÖ, prometió a mediados de abril que si ganaba las elecciones presidenciales  y si la economía no se reactivaba, disolvería el Gobierno. En Austria, el presidente tiene este poder. Hofer no ha ganado…, pero casi. Obtuvo un 49,7% de apoyo en segunda vuelta. En la primera consiguió ser la fuerza más votada con el 35,3% de los votos. Esto, frente a unos partidos tradicionales que solían abarcar entre ambos cerca del 80% de los votos.


 

 

2. Alemania:

En 2013, año de su nacimiento, AFD (Alternativa para Alemania) conseguía un apoyo del 4,7% en las elecciones legislativas. Se quedó fuera del Parlamento al estar fijado el mínimo para entrar en el Bundestag en el 5%. En los siguientes comicios –en los que se elegía a los representantes del Parlamento Europeo–, un año después, el porcentaje aumentaba hasta el 7%. El euroescepticismo, gestado en plena crisis griega, fue el principal argumento de la formación en sus primeros meses de vida.

La creciente polarización y radicalización política se confirmó en las elecciones regionales del pasado marzo. AFD alcanzó el 15% y el 12% de los votos en los Estados federales de Baden-Wurtemberg y Renania-Palatinado. En Sajonia-Anhalt llegó al 24%, situándose como segunda fuerza más votada, por delante de los socialdemócratas.

 

 

3. Polonia:

Las elecciones legislativas del 25 de octubre de 2015 supusieron un cambio de gobierno en Polonia. Plataforma Cívica –que había gobernado el país desde 2007 con una marcada agenda europeísta– daba paso al partido Ley y Justicia (PiS), que ganó los comicios con un apoyo del 37,6% y la mayoría absoluta en las dos cámaras del país.

 

4. Grecia: 

Amanecer Dorado es probablemente el más extremo de los ultraderechismos institucionalizados de Europa. De hecho, el partido tiene como base ideológica, desde su fundación en 1985, el nazismo.

En 2014, fueron más de medio millón los votos que recibieron en las elecciones europeas.

 

5. Francia:

El Frente Nacional cuenta con una larga trayectoria en la política francesa. Fundado en 1972, obtuvo su primer gran éxito electoral en 1986, cuando consiguió 36 escaños en el Parlamento, favorecido por  un cambio en la forma de escrutinio. 

En la primera vuelta de las regionales de 2015, el FN resultó vencedor en seis de las trece regiones metropolitanas. Dos de sus candidatas  –Marine Le Pen y su sobrina Marion Maréchal Le Pen– superaron el 40% del apoyo. Además, otros cuatro candidatos del FN llegaron a ser los más votados en el resto del país. Finalmente, en la segunda vuelta de los comicios, el partido alcanzó un porcentaje de voto del 27% y no consiguió hacerse con el poder en ningún gobierno regional.

 

6. Hungría:

Una muestra de la deriva autoritaria y ultraderechista tomada por el país. Detrás de ella, Viktor Orbán, primer ministro de Hungría desde 2010 y líder del partido Fidesz-Unión Cívica. Orbán ha llegado a proponer la restauración de la pena de muerte y la instalación de ‘campos de trabajo’ para refugiados.

Fidesz cuenta con 12 diputados en el Parlamento de la UE, un número suficiente para explicar la posición pasiva del Partido Popular Europeo ante el comportamiento del Gobierno de Orbán, miembro del mismo grupo parlamentario.   

 

7. Reino Unido:

En las elecciones del 7 de mayo de 2015, UKIP lograba un solo escaño en el Parlamento. No fue por falta de apoyo: 3,8 millones de votos y un porcentaje del 12,6% no se tradujeron en representación institucional debido al sistema electoral mayoritario.

 

8. Suecia:

Otro de los ejemplos del ascenso de la ultraderecha en Europa se encuentra en Suecia. Demócratas de Suecia (SD), partido fundado en 1988 y con raíces supremacistas, ha cosechado un importante crecimiento en las distintas elecciones celebradas en el país en los últimos 15 años.

En 2010, el SD lograba por primera vez representación en el Parlamento sueco, con 20 parlamentarios y un 5,7% de los votos. En las siguientes elecciones legislativas, cuatro años más tarde, duplicaría ampliamente los resultados con cerca de 50 representantes, una séptima parte de la cámara.

Su crecimiento en las elecciones europeas también ha sido exponencial. En 2014 obtuvo casi un 10% de los votos y dos europarlamentarios en 2014.

 

Tag(s) : #NOTAS DE PRENSA

Compartir este post

Repost 0