Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Logo de CTXT. Contexto y Acción

REPORTAJE

La decepción de los expatriados

Laura Alzola

Varios jóvenes afincados en Alemania desde hace años cuentan que no ven posible regresar a España a corto plazo y relatan cómo la exigencia del voto rogado les ha impedido votar.

Hamburgo | 9 de Diciembre de 2015

La decisión de irse no fue fácil. Ahora, sin embargo aplazan o descartan la idea de volver. Echan de menos, vuelan al sur siempre que pueden, pero cuando comparan su día a día con lo que podrían vivir en España, las dudas desaparecen. Su perspectiva ha cambiado en el extranjero. Ahora saben, aunque a veces les duela, que no quieren volver. Al menos, hasta que España no les dé razones para hacerlo.

La inmovilidad de la población española en las décadas anteriores a la crisis contrasta con el creciente número de personas que han emigrado en los últimos años. Pero teniendo en cuenta la tasa de paro y la calidad de vida con la que se encuentran en algunos países vecinos tras atreverse a salir de España, lo que sorprende a quienes viven en el extranjero es que no sean más los que se deciden a emigrar.

Las dificultades con las que se han encontrado para votar las propuestas de mejora en las elecciones generales del 20 de diciembre solo han aumentado su frustración. Para los españoles que residen en el extranjero ejercer su derecho al voto se ha convertido, una vez más, en un proceso enervante, lleno de trabas burocráticas. 

Desde que en 2011 se produjera la implantación por ley orgánica del voto rogado, han visto reducidas sus posibilidades de participar libremente. Para muchos, la última opción será delegar su voto en un abstencionista residente en España, gracias a una iniciativa de Marea Granate, la organización que unifica las demandas de este colectivo.

Carmen, Javier, Julia, Amanda y María nacieron en Sevilla, Pamplona, Valencia, Madrid y Ourense. Se mudaron a Múnich y a Hamburgo llenos de incertidumbre y por un tiempo limitado, pero ahora saben que les costará mucho volver.

“España se me hace cuesta arriba”

Se conocieron en Sevilla, la ciudad natal de Carmen, y su pareja, ingeniero, encontró trabajo en Saint Nazaire. Tras tres años en Francia, donde nació su bebé, se mudaron a Hamburgo el pasado verano. “La idea es volver pero dudo mucho, porque España se me hace cuesta arriba. No quiero una España como la de ahora para mi hijo. La posibilidades de una vida digna para él son mayores fuera”.

A pesar de todo, Carmen Lara, de 38 años, tiene fe: espera que tras el 20 de diciembre mejore algo. “Mi ilusión es que no haya mayoría absoluta, que cualquier propuesta de ley tenga que ser consensuada". Quiere que los votos queden muy repartidos entre los candidatos, y a ella le gustaría contribuir. Hasta hace unos días, pensaba que no podría hacerlo, al no haberse registrado en el consulado en el plazo para rogar el voto, abierto únicamente del 28 de octubre al 21 de noviembre. El día anterior a la entrevista supo que sí le será posible delegando su voto en un abstencionista que contactó con ella a través de la plataforma Marea Granate.

"España no es un país pensado para la gente creativa”

Muchos de los amigos de Julia ya no viven en España, sino en Montevideo, Londres, Los Ángeles, París, Lima, Berlín o Nueva York. Durante la carrera soñaba con montar una empresa con algunos de ellos. Por eso, a veces piensa que la mejor razón para volver sería que ellos lo hicieran también.

Ha cumplido los 30 este año y lleva más de ocho en Hamburgo, la ciudad en la que aterrizó en 2007 con la idea de estudiar nueve meses y volver. Pero en vez de regresar, decidió terminar sus estudios de Bellas Artes en la ciudad hanseática y, poco a poco, se fue convirtiendo en emigrante sin querer, porque todo empezó a funcionar: la segunda matrícula en el grado en Fotografía, las becas, después unas prácticas, y finalmente un trabajo estable en Artbrut, una galería-taller fundada en los años ochenta y pionera en el desarrollo del arte de personas con discapacidad mental.

“Todos los que emigramos hace más de cinco años nos preguntamos a veces: ¿qué hago aquí?". Extraña la luz y el calor de la gente, pero después recuerda que España no es un país pensado para artistas. Ni para los creativos, ni para los autónomos, en general. “Aquí en Alemania no pagas la cuota de autónomos cuando empiezas, pero la diferencia está sobre todo en que un autónomo cobra bien porque no hay nadie que vaya a vender su trabajo más barato de lo que es. Será en parte la coyuntura económica pero también es una cuestión cultural, de respeto y orgullo”.

Julia rogó el voto en el Consulado de Hamburgo, donde se registró como permanente hace años. Para su sorpresa, la habían eliminado del sistema. Ahora, ella tampoco podrá votar, a no ser que encuentre a alguien que lo haga por ella.

“¿Volver para qué?¿Para no saber qué hacer allí?”

"No creo que la situación de España se pueda arreglar en menos de cinco o seis años. Y yo no volveré hasta que lo haga. Es mi vida, ¿qué hago allí?,¿trabajar un mes y estar seis en paro?". Javier cumplió los cuarenta en octubre y lleva tres años en el norte de Alemania. Lo que comenzó como una aventura para probar suerte durante un par de años se ha convertido en certidumbre: no piensa volver. “¿Para qué?”, insiste, “¿para no saber qué hacer?”.

Vuela a España tres veces al año, y echa de menos, pero de las cuatro ofertas a las que se presentó en Hamburgo, le llamaron de tres. Algo impensable para Javier, que fue celador en el Hospital de Pamplona, su ciudad, durante 6 años, hasta que le despidieron.

Javier, a diferencia de Carmen, no espera nada de la urnas. Iba a votar pero vio el debate del pasado lunes 7 de noviembre y ahora dice que se le han quitado las ganas. Se arrepintió de haberlo visto porque se dio cuenta de que no le convencía ninguno de los candidatos. “No voy a votar y, a pesar de lo que me digan, pienso quejarme igual los próximos años”, se defiende.

"Votaré por descarte, si es que me llegan las papeletas"

Amanda Barderas tenía un trabajo. En Madrid, en un banco. “No era ni mileurista, los aumentos se repartían a dedo, y no había posibilidad de crecer, pero la gente me decía que no me quejara”, recuerda. Ahora, vive en Múnich, está empleada en una empresa mediana de energía renovable, las condiciones laborales son buenas, las horas de trabajo menos y contadas, y el sueldo, mucho mayor.  

Esta madrileña de 27 años está decepcionada con la política: "Con la corrupción, con la situación en Cataluña...”, enumera. Elegirá al candidato a presidente por descarte y votará siempre que lleguen las papeletas que ha rogado que le envíen. En el Consulado de España en Múnich no se lo han puesto fácil. “El horario es malo, siempre estaban comunicando o no disponibles y nadie me dio una explicación clara. No me extraña que la gente esté indignada”.

María no votará. Su decepción se ha visto acentuada por el hecho de que "ningún candidato ha respondido a cuándo podremos volver todos los jóvenes que estamos fuera"

Se quedará en Múnich aunque las elecciones del próximo 20 de diciembre supongan un cambio en el Parlamento. "España siempre será mi país. Lo echo de menos, y no me olvido de dónde vengo, pero me he dado cuenta de que voy a seguir aprendiendo y creciendo mucho más como persona si vivo en el extranjero"

"Ningún candidato ha respondido a cuándo podremos volver”

María Cepeda es de Ourense. Y a sus 28 años, ya no se plantea volver a España. Cuando se mudó, hace casi cinco años, confiaba en no tener que quedarse a largo plazo. Ahora, el cambio de perspectiva, tras observar su país desde fuera y al compararlo con su día a día, le hace enumerar los puntos en los que España tendría que cambiar para que ella quisiera regresar.

Entre sus principales razones están las condiciones laborales para los trabajadores de grandes y pequeñas empresas, "tan distintas a las de países como Austria o Alemania, donde ser madre no supone un riesgo ni la posibilidad de perder tu trabajo, sino todo lo contrario, y donde las horas extra están remuneradas". A María también le preocupa la educación y el trato que se le da al profesor en las aulas y critica duramente la televisión pública española, “llena de programas ridículos que sólo sirven para idiotizar a la población, cuando debería ser una herramienta de comunicación básica, de información objetiva y entretenimiento sano, no de manipulación".

María no cree que ninguno de los candidatos que se presentan a las elecciones estén capacitados para promover todos estos cambios, y mucho menos, dice, para acelerarlos. “El cambio que necesita el país no se consigue en cuatro años, sino que implica un proceso de transformación de la estructura interna del mismo unido a un cambio en la mentalidad de sus habitantes”. Ella no votará, y aunque admite parte de la culpa por no haberse querido pelear con la burocracia para rogar el voto en el consulado, añade que su decepción se ha visto acentuada por el hecho de que "ningún candidato ha respondido a cuándo podremos volver todos los jóvenes que estamos fuera". "En mi caso”, añade, “los políticos han conseguido que pierda el interés por votar, quizá deberían preguntarse por qué”.

 

Tag(s) : #NOTAS DE PRENSA

Compartir este post

Repost 0