Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

 

Pablo Iglesias, en Badalona (Barcelona) el pasado junio. / ALBERT GARCÍA

Podemos busca cómo librarse de la etiqueta de la izquierda para crecer

La formación emergente sigue aspirando a la transversalidad a pesar del descenso en el CIS

 

Pablo Iglesias se enfrenta al desgaste de Podemos en las encuestas en el momento más decisivo de la cuenta atrás para las elecciones catalanas del 27-S y las generales previstas para otoño. Lo urgente será medir la viabilidad de su proyecto en un clima en el que el mensaje de la transversalidad parece superado. Podemos, identificado por los votantes con la izquierda, debe volver a reafirmarse. El programa será el primer paso.

Podemos ha vuelto, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicado esta semana, a un porcentaje de estimación de voto muy parecido al de hace un año: 15,7% frente al 15,3%. Las matizaciones de los dirigentes, expertos en el análisis de estudios de opinión, se parecen a las de agosto de 2014 y se resumen en: máxima prudencia, las encuestas envejecen rápido. La diferencia más notable es la tendencia, ya que entonces el partido subía y ahora se encuentra en una fase de ligero y constante descenso. Esta circunstancia choca con las aspiraciones iniciales de los estrategas del partido, que buscaban ocupar el espacio político del PSOE.

Para Iglesias se trata de remontar la cuesta cuando se multiplican los frentes que, al menos desde un punto simbólico, han afectado negativamente, según los expertos, a la formación: el rescate a Grecia y el pulso entre Alexis Tsipras y el Eurogrupo; los efectos de unas primarias en las que, si bien arrasó con más del 80% de los votos, fueron duramente criticadas y certificaron una caída importante de la participación; las divergencias sobre estrategia electoral, que enfrentan al núcleo duro con un  grupo de dirigentes territoriales que en septiembre seguirán presionando para que haya una candidatura de “unidad popular”

La pugna de la izquierda

Podemos ha rechazado desde sus inicios definir el mapa político en función de las categorías de izquierda y derecha. Aun así, ese discurso, aceptado inicialmente incluso por los cargos procedentes de Izquierda Anticapitalista, ahora empieza a tambalearse. Los votantes, según el CIS, ubican a Podemos en la izquierda ideológica al igual que IU, y lo asocian al PSOE como primera preferencia para una alianza de Gobierno. Es decir, identifican ese proyecto político como una hipotética muleta de los socialistas.

El programa

La elaboración del programa electoral será clave para la definición del proyecto y la movilización de las bases. La dirección del Podemos impulsó en las últimas semanas un proceso participativo de elaboración del programa que ya ha recibido centenares de propuestas y que será el termómetro definitivo, antes de las generales, de la capacidad de implicación de sus bases y círculos. Tras emprender un viaje hacia la moderación y tras sellar pactos autonómicos con el PSOE, Podemos afronta de nuevo el debate sobre su identidad y espíritu fundacional. Iglesias lo dejó claro hace un año, en una conversación con este periódico en Estrasburgo. “Podemos no puede ser un partido más ni perder el factor sorpresa”.

Tag(s) : #NOTAS DE PRENSA

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: