Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

                                                 

                                 Estepona 14 de Junio de 2015

 

LA RESPONSABILIDAD DEL DIA SIGUIENTE

 

Visto la composición de los Ayuntamientos después del 24 M,  y el incremento de poder institucional logrado por el PSOE malagueño con respecto a la legislatura que ha acabado, no hay duda que el gran fracasado ha sido el S. General y candidato socialista por Estepona David Valadez. El PP de García Urbano ha conseguido los mejores resultados del PP en las ciudades mayores de 50. 000 de toda España.

El hombre que desato la tormenta de ASTAPA con declaraciones y acusaciones que a dia de hoy, después de casi ocho años, aun están por dilucidar en un limbo judicial y que fue determinante para auparle a la alcaldía y posteriormente a la secretaria general del partido en Estepona, ha cosechado una derrota que ha transcendido el ámbito local, contribuyendo a la más que probable perdida del gobierno en los grandes entes supramunicipales, como la Diputación de Málaga y previsiblemente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental, si los pactos no lo solucionan. Una rémora para su partido y para el discurso socialista en Estepona.

Una vez constituido los ayuntamientos hay candidatos que han preferido no exponer, aun mas, su fracaso ante la ciudadanía y han optado por no tomar posesión de su acta de concejal, actitud que considero poco ética por lo cobarde y por ser un reconocimiento implícito de un fracaso no asumido.

Dice el saber popular: “hay que ser humilde en la victoria y orgulloso en la derrota”, pues bien, el orgullo hay que demostrarlo mirando de frente y asumiendo el fracaso de su compromiso ante los ciudadanos y no tratando de borrarse de la responsabilidad, dejando a los compañeros de singladura asumiendo el saldo político mas ruinoso de una formación política en la historia reciente de esta ciudad. Dimite, pero al dia siguiente.

Como consecuencia del empecinamiento de estos dirigentes en continuar dirigiendo naufragios, los partidos se resquebrajan y la sociedad percibe no solamente el fracaso del líder sino la descomposición de la organización, y esta corre el riesgo de terminar siendo una opción política residual. Es el caso del PSOE en Estepona.

Han surgido voces criticas en multitud de agrupaciones municipales, y en el seno de las estructuras de gobierno de estas agrupaciones se han producido dimisiones. En la agrupación municipal de Estepona han dimitido cinco miembros del máximo órgano de dirección, cinco de una tacada del comité local, como consecuencia de la falta de rigor en el análisis de los resultados  y la nula expectativa de futuro. Ya durante la legislatura que ha acabado dimitieron al menos seis concejales socialistas.

El máximo responsable del PSOE-A en Estepona, imputado por denuncia falsa y estafa procesal, según han recogido diversos medios, por haber denunciado cuando era Alcalde a un trabajador municipal, es el responsable político que ha lastrado a la organización a nivel provincial con la pérdida de poder institucional en organismos supramunicipales. Alguien que ha desvertebrado el discurso socialista en nuestra ciudad, no puede seguir siendo el timonel de la nave socialista.

Su falta de liderazgo ha propiciado una candidatura  ajena al tejido social de la ciudad, ha generado un programa electoral vacío y alejado del sentir y las necesidades del ciudadano y ha llevado a cabo una estrategia errática durante todo el proceso electoral. Estas tres circunstancias, mas cuatro años de una oposición plagada de dimisiones y sin una hoja de ruta consensuada con los agentes sociales de la ciudad, son las que han propiciado la derrota sin paliativos de un proyecto sin horizonte.

Siempre he mantenido que la máxima responsabilidad de cualquier actuación, en el marco de la acción política recae en la dirección del partido, sea a nivel local, provincial, regional o federal, según el ámbito en el que se desarrolle esta responsabilidad.

Los candidatos son una consecuencia de la actividad orgánica. Esta claro que un candidato sin hoja de ruta, sin liderazgo y sin capacidad, no aporta y debe ser sustituido, pero también deben ser sustituidos aquellos miembros que propusieron o avalaron a ese candidato ante la dirección del partido para su posterior ratificación por la asamblea. Por lo tanto los integrantes de ese órgano colegiado, de esa dirección, deben asumir su fracaso y dejar que otros lideren el proceso orgánico.

No podemos quedarnos en la periferia de lo institucional, porque eso significaría maquillar la responsabilidad orgánica con una decisión institucional. Hay que ir al origen del problema y el origen esta en la decisión de elegir y proponer la candidatura, programas y estrategias.

 

SERGIO LÓPEZ

 

 

Tag(s) : #ARTICULOS DE OPINION

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: